¡Bienvenid@s a "De Ibiza al Delta del Ebro"

El blog de una isleña fuera de su isla. Desde aquí me gustaría enseñaros un poco más de Ibiza y también del maravilloso lugar en que vivo desde hace cuatro años, el Delta del Ebro.

De camino aprovecharé para dar a conocer algunos lugares, unos bastante desconocidos, y otros no tanto, pero realmente preciosos que he ido conociendo durante mis viajes.

Gracias por vuestra visita

jueves 6 de mayo de 2010

¡Me enamoré de L'Ampolla!

 Un día,  de hace ya más de seis años, salí de Ibiza, dispuesta a emprender la aventura de "vivir en la Península" algo que para una ibicenca (aunque sea de adopción) es un paso tremendo. Mi primera escala fue Andújar, un pueblo de la provincia de Jaén, donde viví, mejor dicho, sobreviví durante un año.
Lo cierto es que me puse las cosas difíciles, busque la antítesis de la isla, porque Andújar, para quién no lo conozca, es un pueblo del interior, con temperaturas extremas en verano (por encima de los 40 grados) y de inviernos muy crudos. Lo contrario de Ibiza, rodeada de mar y con temperaturas suaves, tanto en verano como en invierno. Los habitantes de Andújar son muy serviciales, pero bastante secos, nada que ver con el carácter mediterráneo. Culturalmente hablando, la noche y el día. Tradiciones, costumbres e incluso idioma diferencian a estos dos lugares. ¡Como eché de menos algunas veces,  oír hablar en ibicenco.....! Para no perder la costumbre a Leo, mi cocker,  le hablaba en ibicenco....jajajaja.
Tuve muy claro, casi desde el primer momento, que allí no estaría mucho tiempo. Así que me puse “manos a la obra” para buscar otro lugar donde vivir: tenía claro que debía que ser un sitio al lado del mar.
En esas andaba, cuando descubrí el sur de Tarragona, para lo que yo buscaba tenía muy buena pinta,  era el mes de julio y ya había visto algo por internet. Así que como  íbamos de vacaciones a Ibiza, y debíamos coger el barco en Valencia, aprovechamos para venir a conocer la zona “in situ”,  y también porque mi pareja tenía ya una propuesta  de trabajo aquí.
Lo cierto es que conforme me iba acercando a la zona en la que hoy resido, me iba gustando cada vez más…. ¡me recordaba tanto a Ibiza….!.
El primer pueblo que conocí fue L’Ametlla de Mar, me gustó, pero no tanto como yo pensaba, quizás el hecho de llegar de noche, y tras casi 800 kilómetros de viaje no ayudó demasiado. Bueno el hecho es que entonces no cuajó la cosa, pero ya tenía en mente que viviría por aquí.
En diciembre de ese mismo año, volvimos a Tarragona, con otra entrevista de trabajo, esta era un poco más al norte de la provincia, pero casi en el último momento, volvimos a contactar con la persona que conocimos en julio, y está vez aceptamos esa propuesta de trabajo.
Así que el día 15 de diciembre de 2.005 conocí L’Ampolla. ¡Me enamoré inmediatamente del pueblo! Es un pueblo pequeñito, en el que casi en todo momento ves el mar, con un cielo azul y una  luz increíble, dicen que es por la bahía tan cerrada que forma con la Punta del Fangar. Y como las cosas cuando salen rodadas no hay que dejarlas pasar, dos semanas más tarde estábamos residiendo aquí.
Ya os iré contando más cosas de L’Ampolla, de momento os dejo unas fotos.